BKF: una silla atemporal

Silla Bkf

La silla BKF es el diseño perfecto para representar el actual mundo global, a pesar de haber sido creada mucho antes de la aparición de este concepto. Era el año 1938 cuando tres jóvenes arquitectos (uno catalán y dos argentinos) unieron sus inspiraciones para crear esta silla que perdura en el tiempo. Bonet, Kurchan y Ferrari eran sus nombres (de sus iniciales proviene el nombre de la silla BKF), y los tres eran discípulos del afamado diseñador suizo-francés Le Corbusier.

En fin, un verdadero crisol de nacionalidades e ideas dieron origen a este diseño que apenas saliendo a la luz pública fue reconocido y solicitado por el director del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. Edgar Kaufmann Jr., el director de tal museo, en seguida ordenó tres prototipos y declaró que la silla BKF era uno de los “mejores esfuerzos en el diseño moderno de sillas”, vaticinando también que sería muy popular en los Estados Unidos. Y así fue: durante la década de los 50 fueron producidas más de cinco millones de sillas BKF.

Los jóvenes arquitectos originalmente crearon la silla BKF para un edificio que habían diseñado en Buenos Aires y la expusieron en el 3er Salón de Artistas Decoradores de 1940, donde comenzó la famosa historia de la silla que se ha convertido en un verdadero icono de la modernidad. Hoy en San Telmo Design, acogemos y celebramos el espíritu global que representan estos modelos atemporales, ofreciéndolas a nuestros clientes en cuero, piel con pelo y lonetas. La gama que ofrecemos en San Telmo Design es amplia, por lo que en la actualidad particulares, interioristas, decoradores, arquitectos y tiendas compran el que mejor se adapta a sus necesidades entre los tantos modelos de nuestras sillas BKF.

Deja una respuesta